No te pierdas todas nuestras noticias y novedades

¿Se puede patentar una receta de cocina?

patentar una receta

En este artículo vamos a hablar sobre si se puede o no patentar una receta de cocina, patentar un producto alimentario y sobre el régimen de propiedad intelectual de las recetas. Si nuestras abuelas hubieran podido patentar una receta de cocina… ¿parece imposible verdad? Pues es que… lo es.

Se pueden patentar las soluciones técnicas a un problema, innovaciones con alta carga inventiva que tienen aplicación industrial y son totalmente nuevas, no evidentes para un experto en la materia. Desgraciadamente, por muy bueno que esté el resultado, las recetas de cocina no son patentables.

Si no se puede proteger una receta de cocina, ¿qué elementos sí se pueden proteger para que no nos copien?

No puedes evitar que otro mezcle los mismos ingredientes, de la misma forma, para llegar al mismo resultado. Puedes proteger sin embargo las fotografías, la redacción, la disposición, la estética… no podrán plagiarte la receta tal cual está protegida, aunque obviamente sí podrán hacerla, o incluso publicarlas de otra forma (y por eso la fórmula de la Coca Cola se guardaba en una caja fuerte y no en ningún registro).

Esos elementos como las fotografías, el conjunto de recetas en una publicación, la redacción o disposición de elementos de la receta… se pueden proteger para evitar el plagio. Se hace a través de la propiedad intelectual. Los derechos de propiedad intelectual son inherentes al autor desde la creación de la obra, pero siempre es recomendable protegerlos de forma que se obtenga una prueba fehaciente de que esa obra es tuya en un momento determinado: a través de un acta notarial, la inscripción en el Registro de Propiedad Intelectual, o un depósito Blockchain.

Protege la marca de tu producto

Por supuesto, si estás “creando” un producto nuevo y lo vas a llamar de una forma determinada, creación tuya también y nueva para el mercado, ese nombre puede constituir una marca, por lo que sí puedes protegerlo a través de la solicitud de una marca para ese producto concreto.

Pero recuerda: ese nombre no puede ser simplemente un término que describa el producto o sea la forma habitual que tiene el público para identificarlo. En ese caso la Oficina de la que se trate entendería que la solicitud de marca no tiene distintividad, y la rechazaría.

Registrar tu marca no es caro si quieres saber el coste, puedes consultar esta página de nuestra web en la que hablamos sobre el coste de registrar un marca en España.

Te ayudamos a proteger tus derechos de propiedad intelectual e industrial desde el primer momento. ¿tienes dudas? ¿necesitas ayuda? ¡Consúltanos sin compromiso!